Vivir de actuar pro = Pulir Karma

“…un hombre de conocimiento vive de actuar, no de pensar en actuar, ni de pensar qué pensará cuando termine de actuar.” dijo don Juan Matus, un chamán indio Yaqui a Carlos Castaneda, su discípulo en una ocasión en el marco de su aprendizaje.

Esto me llama la atención como para aplicarlo a la vida cotidiana y común. Llevamos años postergando algún deseo porque en realidad no lo deseamos, más bien deseamos lo que sí actuamos, lo que sí hacemos en nuestros días, en lo que sí hacemos en la vida día a día. Lo que sí deseamos es aquello de lo que tanto nos quejamos, que si algo no está bien, que si esto o aquello debería mejorar… pero al final insistimos en actuar en lo que se supone que no nos gusta, luego entonces, ¿porqué le ponemos tanta energía en el día a día a esas situaciones que no queremos como, reñir con la pareja, estar en mala lid con el compañer@ de trabajo, predisponerse a estar en conflicto ante la respuesta del hij@ entre tantos ejemplos? Parece que no terminamos de comprender que el flujo de nuestro karma personal está escondido (muy bien escondidito y a la vez muuuuy a la vista) de nuestro actuar en la vida, en nuestro actuar del día a día y bajo esas situaciones cotidianas como ir a una tienda por algo para comer, a la gasolinera para poner algo al tanque, al convivio familiar para llenar el domingo. Con cada paso que damos, con cada pensamiento y con cada sentimiento que colocamos en la mejor medida posible estamos alineando nuestra alma a la gran obra del creador y así nos garantizamos una mejor fluidez y vida, pero ¿porqué tanta reticencia al respecto? Pues bien, la verdad es que los humanos estamos hechos (creados) de tal manera que sólo podemos vibrar de una manera “receptiva”; es decir, que sólo podemos actuar para sacar un beneficio sí o sí. Y la perfección con la que fuimos creados es tal que no está en nosotros ser altruistas ni por asomo. He aquí la pregunta: Si estoy hecho de manera tal que sólo puedo actuar con egoísmo, ¿qué hay en mí que pueda salvarme de mi propio egoísmo?

Karma

¿Qué pregunta tan dura, verdad? Y sin embargo merece su pertinente respuesta. Pues al no tener las propiedades internas como seres humanos y hacernos espirituales por nosotros mismos lo único que nos queda es una influencia externa que nos lo proporcione (así es, el color rojo no se puede hacer verde por sí mismo ni la gallina se puede hacer perro por sí misma así como una lámpara no puede hacerse bocina por sí misma). Si eres perspicaz te podrás haber dado cuenta de que al estar bajo estas circunstancias no hay mucho que opinar acerca del karma… ¿o sí? ¿El karma se pule o no? Pues parece que mientas más hacemos por elevarnos, por vibrar más alto, el karma nos pega menos, pero no es necesariamente lo que pensamos que podría ser. Este es todo un tema, pero digamos que mientras más elevada es la manifestación de la consciencia más rápido me pegan mis karmas, no como los que manejan un nivel bajo de consciencia que pueden pasar toda una vida sin pagar por sus fechorías. Al elevarme en consciencia puedo conectarme con otro grado de karma, y desde que no hago acciones que me conecten con karmas densos, pues me libero de estos; más sin embargo, esto no significa que se pueda salir a la ley, nada de esto, hay que permanecer lúcido para salir poco a poco de esta rueda que gira y gira con los karmas en cada círculo que se hace y forja. Nunca te llegaste a preguntar porqué no naciste pordioser@ o en una familia multimillonaria. Pues es por el rol karmico que te tocó vivir en esta encarnación. Este rol se va definiendo sobre la marcha de nuestra vida presente, sobre ella se va afinando, desafinando, puliéndose y ensuciándose simultáneamente. He aquí que es importante que es conveniente actuar bajo la mejor influencia posible, bajo el mejor estado de ánimo posible, como dijeran los chamanes antiguos de México; sin desventura ni gloria, sólo haciendo lo que toca hacerse.

Creo que uno no puede salvarse de su propio egoísmo, pero sí podemos estar en buena lid para avanzar en el camino de la consciencia. Lo veo como ponernos de modo para que la consciencia nos acontezca, que sí seamos canales para ella y para eso, debemos hacer un trabajo arduo de descarapelar nuestra personalidad que suele estar llena de prejuicios, de reacciones en vez de ser proactiva, y un millón de aspectos ásperos por pulir.

Necesitamos muchos pretextos para no actuar y sólo uno para hacerlo. Al final, la vida se compone de experiencias asimiladas más que de otra cosa. Con karma o sin karma…

Súper podres III

Vamos a hacer por trincar nuestros súper poderes. ¿Cómo? Con visualización. Si ya sabes estarte en paz por un momento al menos una vez al día tienes mucho terreno ganado. Si ya sabes poner una intención clara tienes aún más el terreno ganado. Ahora nos falta la visualización para de verdad estar más del otro lado.

Comenzamos.

Visualizar es algo que todos hacemos de manera natural y sin algún tutorial o maestro todopoderoso guiando nuestros pasos. Visualizamos sin darnos cuenta de tan natural que nos es a los humanos. Cada que despertamos y con mecanicidad nos metemos al baño es porque antes visualizamos el meternos al baño de manera mecánica. (Yep!) Meterte al carro lo haces porque antes lo visualizaste de manera mecánica, sí, hasta visualizar lo que hacemos lo hacemos de manera mecánica. ¿Qué gruexo, no? y sin embargo así funcionamos. Por eso se sabe y se dice que más del 90 por ciento de nuestras acciones son mecánicas, inconscientes. Bueno…aquí de lo que se trata es de visualizar con intención clara, dar un seguimiento de acuerdo a nuestro deseo que disparó nuestras acciones para llegar a lograr obtener o mejor dicho, desarrollar nuestro súper poder. Tener en cuenta en todo momento que la intención clara define el resto del trabajo es básico para lograr lo que podríamos clasificar como éxito.

Ahora vamos a trabajar sobre un súper poder. En concreto el de “Sentir a lo otro” y para esto debemos poner nuestra intención en lograrlo sin importar nuestro dialogo interno que intenta detenernos. Este será el ejemplo-ejercicio que trabajaremos en esta entrada. Seguimos.

Irasi.jpg

  • Una vez que has seleccionado tu momento para trabajar debes tener presente que de lo único que se trata es de potenciar el súper poder que deseas que en este caso es de sentir a lo otro de manera que tu mente y corazón se estén alineando a esto desde que piensas en el momento adecuado hasta que estás en él. Cierras los ojos y te tranquilizas. Estás a punto de comenzar.
  • Ahora que estás en el tiempo elegido con el deseo de potenciar el poder debes poner muy clara tu intención de tal manera que no te quede duda alguna y para que no quede duda pongamos el ejemplo: “Yo tengo la capacidad de conectarme con lo que sea y con quien sea y sentirle”. Esto lo dices con el corazón, como si la vibración del pensamiento saliera del chakra cardiaco.
  • Una vez decretada la intención comienzas a visualizar.
  • Te ves a ti mism@ en el espacio, en el cosmos, flotando en el gran mar negro sin arriba, abajo ni lados predeterminados. Estás en paz y te das cuenta del gran poder que te rodea y que siempre ha estado allí disponible para ti y quien quiera aceptarlo. Observas que más allá de las apariencias existe un lazo que une todo. Puedes ver que todos los soles y las estrellas están conectadas por hilos invisibles pero que si puedes percibir desde el corazón, pues estás entrenando a sentir más allá de lo común. Te das cuenta de que los soles con planetas también tienen unidos a ellos estos hilos invisibles. De alguna manera, sabes que tienen un color o mejor dicho, son de una energía dorada y así, te haces consciente de que todo el universo en su mayoría un cúmulo de energía dorada. Esta energía es la energía del amor incondicional, tal como nuestro sol sale día a día consumiéndose por el bien de sus planetas y nosotros sin pedir algo a cambio, sólo lo hace porque su consciencia está a un nivel muy vasto y superior pero que también es parte del universo en que vivimos. Ahora haces un esfuerzo por sentir los hilos que compartes con el universo, con las estrellas, con el planeta en que vives, con las personas que te relacionas y de hecho con quien sea que esté vivo e incluso aunque ya no esté en el plano físico. Te percibes llena de estos hilos dorados que invisibles son reales y te unen a todo en la creación.
  • Ahora elige un hilo en lo particular para trabajar con él. Puede ser el hilo que te une a una mascota, persona, planta, cosa…
  • Elige con tranquilidad pues seguiremos trabajando en este tema la siguiente entrada. Por el momento practica verte unid@ al universo en el que vives.

Súper Poderes II

Esperemos que sí te hayas dado una semana para hacer tu ejercicio propuesto en la pasada entrada (Súper poderes).  Así te resultará más fácil realizar el ejercicio de esta nueva entrada que viene a ser su continuación.

Pero antes de poner más ejercicios vamos a un concepto. Comunicarse con la subconsciencia. Esto es lo que hacen los que han llegado lejos en algún camino que hayan elegido en la vida. Si sabemos que hay ya muchas fuentes que dicen que la subconsciencia maneja o controla más del 90 por ciento de nuestras acciones luego entonces valdrá la pena ver cómo hacer para comunicarnos con ella ¿no lo parece? Pues bien, resulta que sí hay técnicas y maneras de lograrlo. La forma de comunicación que esta sí capta es la de la visualización y la del símbolo. Si comprendemos este principio vamos a dar un gran paso en nuestra vida (neta) porque ¡por fin podremos comunicar lo que deseamos a esa parte de nosotros que se encarga de operar más del 90% de nuestras acciones!

Comenzamos.

Front_cover,_-Wow_Comics-_no._38_(art_by_Jack_Binder).jpg

Para comenzar debemos establecer el tiempo en que vamos a hacer nuestro ejercicio de comunicarnos con la subconsciencia, para esto el ejercicio de la entrada pasada. El tiempo, momentum o aaft  que se elija ya es de por sí un medio de comunicación con ella. Ahora lo que debemos aplicar un pasito más y este es integrar un símbolo. El símbolo es diseñado por nosotros y la base está fácil. Un símbolo es un gesto que realices con la intención adecuada para el propósito específico. Si por ejemplo has elegido tu momentum cada que te bañas el símbolo puede ser que juntes tus dos manos con los dedos hacia arriba y a la altura del pecho y una vez estás allí en esa posición comenzar a trabajar tu visualización. El colocar los dedos hacia arriba le puedes poner el atributo de estar en dirección hacia el cielo, lo elevado, lo divino, el tener las manos a la altura del pecho le puedes poner el atributo de estar en conexión al chakra solar o del corazón y todo esto es un gran símbolo al que le puedes poner el atributo de conectarse con tu yo versión súperpoderos@. Otro símbolo al estar en la regadera es que el agua deslave todo el cochinero emocional y mental que se tiene con el fin de limpiar los planos sutiles de nuestro ser (emocional y mental); este símbolo se lo da nuestra intención.

Aquí de lo que se trata es de comprender es que se tiene el poder de comunicarse con la subconsciencia por medio del símbolo y que el símbolo está en nosotros diseñarlo a nuestra necesidad; otro ejemplo: Si es al manejar, puedo subirme al carro y esta acción de subirme le puedo poner el atributo simbólico de estar protegido y con cada recorrer que haga  puedo ponerle el atributo simbólico de limpiar mi camino ¿me explico? Toda acción que hagamos por pequeña que sea, en la medida que le pongamos una intención (atributo simbólico) será la medida en que seamos conscientes de lo que hagamos con la vida misma y esto de por sí hará una gran diferencia en nuestros días.

Otro ejemplo sería tomar agua en un vaso. El vaso puedo elegirlo de un color azul al cual le doy el atributo simbólico de abundancia, al agua le doy el atributo simbólico de abundancia (sí, también) y por último al acto de tomar dicha agua le pongo el atributo simbólico de recepción de la abundancia e incluso puedo tener un pequeño decreto al tomar el agua como “Con este agua recibo la abundancia que el universo ofrece libremente, soy uno con ella… blah, balh, blay y todo el blah que quieras” Pero debes hacerlo con intención, sino es lo mismo que contarte un chiste a ti mism@.

Esta es una forma para lograr tener poco a poco, con deseo, decisión, determinación y disciplina (en este orden) una perspectiva de superhéroe, de superheroína. Más delante vamos a hacer ejercicios más pesados para hacer contacto con puntos de consciencia más elevada de nuestro ser. Seguimos en ejercicios leves por el momento. Pero sí es importante tratar de hacerlos en la medida de nuestra capacidad. Recuerda, la idea es calibrar nuestra percepción de nuestro propio potencial, donde lo que queremos es explotarla al máximo con seguimiento.

Ahora vamos al siguiente ejercicio.

  1. Paso uno. Eliges tu momento para hacer tu ejercicio (Entrada pasada, ejercicio pasado; ya debes tener cierta experiencia en esto).
  2. Paso dos una vez que ya estas en posición pero antes de trabajar en la visualización haces tu símbolo (previamente diseñado de acuerdo a tu momento de elección en el paso uno).
  3. Paso tres. Ahora sí a visualizar (Por el momento visualiza como si fuera una película donde tienes el poder que deseas, visualiza el cómo, cuándo, dónde y porqué).

En una entrada adelante escribiré acerca de la visualización para mejorar nuestra forma de hacerlo.

Seguimos.

Súper poderes

¿Cuántos de nosotros cuando niñ@s pensamos en tener poderes de alguna u otra manera? Nos maravillábamos con la imaginación y las horas pasaban con singular alegría. Las tardes en compañía de nuestros hermanos, amigos y vecinos o incluso solos nos parecían muy buenas al creernos algo que no eramos. Pero, ¿De verdad que no lo eramos? ¿y qué tal si sí lo eramos y dejamos de creer en nosotros? Hace muchos años cuando pequeño, recuerdo que podía golpear o golpearme sin mayor problema, aguantaba, resistía y lo disfrutaba. Lo veía como parte natural de la existencia y hasta lo aprovechaba para “hacerme más fuerte”, llegué a meter una mano a la licuadora y ¡no me pasó nada! (Lo bueno es que estaba apagada, sino… ¡uff!). Ya en serio, sí recuerdo haber tenido momentos donde mi mamá era quien me proyectaba ese temor y miedo, ese instinto que toda madre tiene y quiere pasarlo a sus hijos, el instinto de conservación pero que no necesariamente son atinadas al pasarnos esa estafeta.

Aquí la cuestión es que sin importar nuestro pasado lleno de traumas o lleno de maravillas, florecitas y arcoiris debemos retomar ese gusto por sentirnos súper heroínas, súper héroes.  La verdad es que nada importa, salvo una cosa…

Visualizarnos poderos@s. Deseo, Decisión, Determinación y Disciplina aplicada a esto.

Todo trabajo profundo en el cambio de actitud en el ser humano tiene una relación directa con la visualización (consciente o inconsciente pero la tiene). Si hacemos un recuento de las personas que han llegado lejos en su vida suelen ser personas que desde niños visualizaban ese estado de ser al que deseaban llegar. Podemos pensar que por la edad, el tiempo en que vivimos nuestra vida, por nuestras rutinas, por los hij@s y por cuanta razón nos venga a la mente no podemos ponernos más en la situación de visualizarnos como súper poderosos. La realidad es que mientras estemos vivos sí podremos, tenemos todo para hacerlo (digo, si se tiene capacidad para leer por si mism@ esta entrada de este blog, luego entonces claro que se podrá). Pero bueno, vamos a la fase uno, la fase de la visualización. Después vendrán otras fases pero en esta entrada nos vamos por el principio.

Como suelo sugerir; tenemos dos maneras de elegir en qué momento hacer nuestro trabajo de visualización (bueno, de hecho son tres). Hora, Momentum y AAFT.

1.- HORA: En una hora determinada. Ejemplo: Todas las mañanas a las 6. O todas las noches a las 10:30. El chiste es elegir una hora precisa.

2.- MOMENTUM: Elegir un momento adecuado y preciso, es decir, un momento que uno sepa que lo hace constantemente sin importar las nuevas rutinas que se pretendan implementar; ejemplos: Al tomar un baño; al despertar, justo antes de abrir los ojos por primera vez; al manejar; al hacer jogging (trotar); al hacer ejercicio… ¿captas la esencia del MOMENTUM?

3.- AAFT (at any fucking time): En el momento que se te anotje, lo importante es que tu mente pueda enfocarse en la visualización.

Debes saber que este punto tres NO es lo mismo que el punto dos pues la intención difiere. En el punto dos la intención es muy clara en el momento que se elija mientras que en el punto tres la intención es a lo aleatorio y esto hace que difiera en constancia, ritmo e intensidad. Una vez que seleccionas ti tiempo de visualización pasas a lo bueno…

Ahora que has elegido entre uno o varios de los tres puntos, ya puedes elegir entre qué es el súper poder que deseas expresar en tu día (vida). Pero… ¿qué súper poderes podemos elegir los seres humanos? Pues bien, piensa en alguna súper señora o súper señor. ¿Quieres expresar el súper poder de matar a los malos? Muahahahahaha!!!!… esta no es tu entrada al blog que buscas. Inspírate en los personajes que ya conoces o en lo que últimamente nos presenta el cine comercial. Tienes a Thor que puede convocar el poder del trueno; tienes a la mujer maravilla que habla casi cualquier lengua y demostró tener más sentido común que los militares que pretendían mejorar el mundo según la película que recién salió de cartelera; tienes al hombre hormiga que se hace tan pequeño como un átomo; está el capitán América que tiene valores elevados a la norma; en fin.. Hulk tiene súper fuerza y así nos podemos pasar días citando ejemplos.

Yeah… continuamos.

HekaPoderosa.png

Aquí de lo que se trata es de mejorar nuestra expresión del ser. El entrenamiento no será fácil, así como no lo ha sido en toda tu vida y sin embargo, sí puedes estar segur@ de que es posible. Elige un súper poder que quieras manifestar. Sí, se vale uno fanfarrón o fantástico. Ejemplo: Ver detrás de los cuerpos sólidos.  Ahora lo que sigue es plantearlo en tu vida cotidiana. ¿Qué harías por el bien de la sociedad con este poder? ¿Bajo qué circunstancias lo aplicarías? Pues bien, ver detrás de la puerta para saber cómo están los hij@s es una situación donde podrías aplicar este poder. Puedes intentar hacerlo aunque parezca tonto. Hazlo. intenta ver detrás de la puerta y verás como al principio no podrás lograr nada (jajajaja) pero con la marcha te aseguro que algo en ti se activa y con el tiempo sí podrás percibir detrás de la puerta sin necesidad de abrirla. Bien, aquí lo que está pasando es que estás activando un mecanismo que todo ser humano tiene y que pareciera que lo olvidamos y por lo mismo lo ignoramos. Este mecanismo es lo que llamamos intuición y que hay que trabajarlo porque lo tenemos muy apagado. este ejemplo de súper poder sólo es uno de incontables.  Elige bien el tuyo; bien podría ser teletransportarse, y con la intuición poder percibir lo que acontece en ese lugar al que deseas teletransportarte. Después de trabajar con este tipo de poderes podremos pasar a otro tipo de poderes; los atributos o poderes del alma y que tienen que ver con aspiración, elevación del ser manifestado en lo que conocemos como personalidad humana; es decir, quien creemos ser en esta vida. Pues bien, ahora hay que primero hacer un esfuerzo por reconocerlos en uno para luego poder trabajar en expresarlos más y de esta manera hacerlos nuestros súper poderes. Pero resulta que esto es más complejo y profundo que lo aquí expuesto de manera que lo veremos con detenimiento. Vamos a hacer un primer ejercicio sensishito y carihmático. En esta entrada no vamos a trabajar los atributos del alma pero sí vamos a practicar para cuando se llegue a ellos.

  1. Inspírate en una súper señora o súper señor de los cómics o películas.
  2. Elige un poder.
  3. Elige tu técnica de tiempo o técnicas de tiempo (Hora, Momentum o AAFT).
  4. Visualizate con ese poder.
  5. Repite este proceso por espacio de una semana, después cuando te sientas a gusto y con fuerza de voluntad a otra semana y otra y otra hasta que tu voluntad te lo permita. La idea es generar una inercia que te sienta bien realizar, que se vuelva una segunda naturaleza.

Bien, ya tenemos la primera fase en esta entrada. Ahora ponte las pilas.

Seguimos…

Sentir perder vs Sentir ganar

En incontables ocasiones hemos sentido una resistencia a perder dado que eso es precisamente lo que se siente: Perder. Pero ¿nos hemos detenido a observar lo que pasó después de la tormenta? Es decir, después de haber “perdido”.

Así es… la calma llegó.

Con frecuencia nos vemos envueltos en momentos de tensión que nos ponen a la defensiva o de malas o simplemente en actitud negativa; pues bien, esto es natural y hasta sensato en ciertas circunstancias más no siempre debería uno reaccionar así. Con certeza podemos concluir que desde que nada es para siempre, luego entonces pasará y si pasó, para algo ha de haber pasado, es decir; tiene un objetivo que las cosas hayan acontecido a pesar de nuestro pesar. Permitirnos un tiempo de dolo o incluso sufrimiento está bien siempre y cuando le pongamos un límite; que no nos gane, que nos ayude a pasar al otro lado pero sin clavarnos en la textura y estancarnos.

Comprende esto: El dolor así como el sufrimiento tienen un propósito: Hacernos pasar a lo que sigue, no perdernos en sentirnos victima.

Lo expuesto hasta el momento no debe confundirse con estar bien y no reaccionar ante la adversidad, tampoco con buscar que nos pase algo negativo o malo, total, después viene la calma. No. De lo que se trata es de entender que hay situaciones que no pudimos evitar y que sin embargo sí tenemos todo para salvaguardarnos durante el proceso. Saber que tenemos todo para estar mejor aún con la situación que sea.

Sí, tienes todo para estar mejor. Lo mínimo que debes hacer es intentarlo con un pensamiento, con el recordar un sentimiento o sensación positiva aunque sea por un instante.

Al final del día, al voltear hacia nuestro pasado, descubrimos cuánto hemos recorrido en el camino del crecimiento, cuánto hemos crecido en la evolución de nuestra personalidad. Madurar no es fácil pero sí podemos facilitarnos el proceso si aportamos con nuestra voluntad por hacer un mínimo como mínimo.

antipodal-39630_640.png

Un plan podría ser el siguiente:

1.- En este instante me digo algo positivo aunque me de risa o aunque no quiera o aunque no me lo crea o aunque me resista a hacerlo.

2.- Repetir este ejercicio mínimo una vez al día mañana.

3.- Repetir punto uno y dos.

arrows.png

Aquí lo interesante es poder ciclarse en una buena estrategia de constante pensamiento positivo a pesar de nuestro estado negativo. Con esto poco a poco llegaremos a un punto en el que perder deja de tener ese sentido negativo que le damos. Perder se volverá simplemente parte de un escalón que nos lleva a estados más elevados de existencia. Como se dice mucho hoy día; los problemas y obstáculos en realidad son retos a superar. No más. Piensa que cada que te veas en una situación en la que ya perdiste, en realidad algo sacaste de provecho. Hay que hacer que la pena valga la pena.

  1. Sufro y sufro.
  2. Preguntarme ¿qué sigue?
  3. llegar a la conclusión de que algo gane con esa experiencia.
  4. escribir en unas palabras lo que aprendí en mi diario o bitácora de experiencias.
  5. Tenerlo presente sin obsesión.
  6. Confiar que la próxima vez seré mejor ante ese tipo de situación.

Estos pasos se pueden hacer para todo cuanto nos ha pasado (sí, no hay que esperar a que algo nuevo nos pase).

Voluntad ¿Cómo la forjas?

¿Alguna vez has notado que ciertas cosas que en ocasiones te son fáciles de realizar a veces son difíciles aún cuando son las mismas?

Esto tiene que ver con la voluntad y el nivel que se tiene de ella en el momento determinado de utilizarla. Forjarla es la clave, pero en verdad que no es cosa fácil forjarla y sin embargo, mientras más se forja, más fácil nos resulta lo que antes nos era difícil.

snail-1447233_1920.jpg

5 ejemplos de pasos muy sencillos para forjar la voluntad:

1.- Tener un pensamiento explicito de que vale la pena forjar la voluntad. Ya este primer ejercicio de tener un pensamiento dedicado a tu voluntad ya aporta a forjarla.

2.- Elige un momento al día para tomar un trago de agua (puede ser más) pero mínimo un trago de agua al día. En lo que tomas ese trago piensa y decreta “Con este trago de agua forjo y crezco mi voluntad”.

3.- Ponte un tiempo para no fallar al paso uno y / o al paso dos. Es decir, te pones una fecha límite o cierta cantidad de días como una semana o un mes.

4.- Los retos de 30 días son muy buenos para esto y uno bueno puede ser de hacer cierto número de lagartijas o sentadillas, abundan en Internet.

retos.PNG

Ejemplo:

  • Día 1 = 5 lagartija.
  • Día 2 = 6 lagartijas.
  • Día 3 = 7 lagartijas.
  • Día 15 = 22 lagartijas.
  • Día 25 = 35 lagartijas.
  • y así hasta que al día 30 ya estás en = 45 lagartijas.

5.- Aplica esta lógica a ser paciente con los hij@s (verás como es difícil y eventualmente se hace fácil).

Como podrás notar, los ejercicios pueden ser tan variados como tus necesidades, la idea es entender la lógica que subyace a ellos y aplicarla en la vida cotidiana. En la cotidianidad está la clave para el éxito de forjar la voluntad.

rock-2443867_1920.jpg

Una voluntad férrea o de acero como vulgarmente las conocemos, no son de la nada, son vidas de mucho ejercicio constante en ello y quienes manifiestan esa voluntad es porque lo han merecido con mucho sudor de su ego, de su personalidad y de su derrotar inercias que no les ayudaban en un principio. En la fotografía de arriba vemos a una planta que nació en medio de rocas, un lugar de verdad inhóspito para ella y aún así podemos ver que lo logró. Este es el poder de la naturaleza, el poder de evolucionar y avanzar a pesar o gracias a los obstáculos o retos.

Así que ya lo sabemos y creo que de hecho ya lo sabíamos. La cuestión es tenerlo presente y vivir constante esa realidad, esa manera de ser ante la vida. Busca un reto, diseñalo a tu gusto, diviértete, no tiene que ser algo que lo sufras sino más bien que te sea estimulante. ¿Cuál es el reto perfecto para ti a fin de forjar tu voluntad?

Romper

Cuando decimos la expresión “me cuesta mucho” o “se me hace difícil”, ¿a qué nos referimos con “cuesta” y/o “hace”? Por ejemplo: no me animo a hacer un negocio porque me cuesta mucho confiar en la gente. Rompí con mi ahora ex pareja y me está costando mucho adaptarme. ¿Qué es lo que cuesta? Lo que en realidad estamos de alguna manera reconociendo es nuestro ego. Terminar una relación y que a la persona le cueste mucho el poder estar del otro lado, es un mero reflejo de la situación actual del ego. De ser esto así, luego entonces, ¿para qué nos detenemos en ocasiones tanto tiempo en dar el siguiente paso? Todo esto tiene un propósito. Elevarnos a nuestro siguiente estado de consciencia.

La mujer amargada que vivió toda una vida resentida contra la figura masculina; el hombre que estuvo más de la mitad de su vida en la cárcel; el joven que duró veinticinco años corriendo motos; la pequeña que tocó batería diez años; el tipo que en cinco años aprendió que la muerte es inminente, la muchacha que en un año supo lo que era apoyar a la pareja; o la persona que en un instante aprendió que no era necesario ser una mujer resentida contra la figura masculina; en fin… La vida son procesos. Nada hay que se quede para siempre. Lo sabemos todos. Aún así, parece que no nos importa, nos ignoramos a nosotros mismos y continuamos en nuestro berrinche en el que estamos en ocasiones dispuestos a dar el resto de nuestra vida.

¿No sería más fácil hacer por que no nos cueste el ego si nos adaptamos de mayor y mejor manera a las fluctuaciones de la misma vida? ¿Qué hay de poner de nuestra parte para romper con nuestras estructuras y permitir que sucedan las cosas que sabemos que no podemos influir? Es bien sabido que el universo tiene una historia ya contada, que ya todo aconteció y que nosotros los humanos tenemos una perspectiva hoy día limitada que no nos permite ver que ya hemos logrado todas nuestras metas. Pero esto no significa que no podamos con el ejercicio y voluntad por nuestra parte de llegar a ser más perceptivos de la realidad y vernos a nosotros mismos desde una perspectiva más grande, más alineada con el plan del universo. Cuando hacemos nuestro esfuerzo por fluir con la vida y con nuestro propósito, se rompe todo eso a lo que nos orilla a decir, pensar y sentir como “Me cuesta” hacer, decir, pensar o sentir. La vida se aclara y el ego deja de hacernos padecer la existencia misma. El ego se alinea al plan de la vida y del universo por lo que nuestras sensaciones de estar vivos se tornan más placenteras y duraderas, se hacen más perpetuas pues al estar alineados al plan divino, el placer recibido se vuelve eterno, deja de ser un placer efímero como lo es el placer que nos proporciona el satisfacer un deseo mundano. Pero debo hacer una aclaración aquí. Un deseo mundano no es malo o preferible a evitar, sino, más bien el deseo mundano debe estar alineado al propósito de nuestra vida y desde que el propósito de quien sea está alineado al plan divino, luego entonces es que el placer recibido se perpetúa, pues es una luz que llega de la divinidad a la persona que ha decidido verse alineado a la luz de la creación misma.

universe-1044106_1280.jpg

Aquí pongo 3 pasos para romper con las estructuras del ego que no permiten el paso de la luz de la creación para evolucionar de mejor y más efectiva manera:

1.- Meditar: Es una de las mejores prácticas para definir si mi deseo mundano  está alineado con la creación o con mi ego sin atender el fluir natural del universo. Para esto hay que poner un momento definido en el periodo de nuestras 24 horas del día. Ejemplo: Meditar si mi deseo está alineado con el universo todos los días a las 12 del día o durante el baño. Lo ideal es que nos pongamos las pilas y de verdad y una vez que estemos en proceso de meditar hay que poner la pregunta bien definida, “¿Está mi deseo mundano alineado con los principios universales? (Hace bien al mundo, le da luz al mundo, aporta algo positivo al mundo). Sólo cinco a diez minutos al día son suficientes, no es necesario ponernos en una posición incómoda ni extraña; con el simple estar sentado derechos y en paz será más que suficiente.

2.- Visualizar: Aquí hay que hacer el ejercicio de visualizar que nuestro deseo ya está realizado; que ya estamos envueltos en esa nueva dinámica y con todas las nuevas responsabilidades que nos traerá; tanto positivas como negativas. Sí hemos de ser conscientes de que todo deseo cumplido implica sí o sí nuevas dinámicas positivas y nuevas dinámicas negativas. Ejemplo: Un mejor carro. Implicación positiva: Mejor funcionamiento. Implicación negativa: Más gasto. Esto no significa que no debamos desear, pero sí significa que sepamos dar de nosotros al calcular las nuevas implicaciones de un deseo cumplido.

3.- Programar: En este punto hay que definir para cuándo queremos que el deseo esté cumplido. Nos vamos a sentar y programar nuestros eventos consecuentes a fin de cumplirnos el deseo. Ejemplo: Deseo bajar 5 kilos. Ok. ¿En cuánto tiempo lo deseo? Lo deseo en 6 meses. Ok. Pues divido 5 entre 6 y me resulta 0.833333. Entonces, tengo que ser consciente de que debo bajar 0.833333 kilos al mes. Con estos datos puedo hacer una mejor estrategia y lograr así visualizar más fácil mi camino en el bajar de peso.

4.- Actuar: Por tonto que parezca, sí, hay que actuar. Desde meditar, visualizar y programar  hasta ejecutar los pasos que hayamos descubierto que son los que nos llevarán a completar nuestro deseo. Hay que actuar, de otra manera sólo estamos jugando a las escondidas. Las escondidas de nuestros deseos cumplidos; las escondidas de nuestra voluntad para lograr algo; las escondidas de aprovechar nuestro tiempo de vida en este mundo.

hard-boiled-eggs-1129698_1280.jpg

5.- Romper: Tener la voluntad (los suficientes) para romper con las viejas estructuras de nuestro ego haciendo los cuatro pasos anteriores a fin de mejorar nuestro fluir en la vida de acuerdo al plan del universo.

La ecuación en sí es sencilla. Se trata de voluntad y deseo alineado a la creación.

Una vida con poder

Una vida con poder no es ligera en sus actos, pero sí es el corazón de quien los realiza. Una vida con poder es intensa y suele acallar a la mente y actuar más. Una vida con poder es la que hace sentir que se tiene total control de la situación al mismo tiempo que se es consciente de que no se controla nada, salvo el instante, y sólo lo que se pueda dar en el instante. Una vida con poder se llena de lo mejor que se puede ofrecer a la vida, de lo mejor que se puede ofrecer al entorno, de lo mejor que se puede ofrecer a lo que se ha elegido. Una vida con poder no tiene espacio para la victima o la crítica, no hay espacio ni tiempo para perder en negociar asuntos ajenos. La vida con poder requiere de un corazón que lata con gran fuerza, que sea poseído por alguien tocado en su consciencia por un breve instante por el espíritu y que después de este evento ya no existe la marcha atrás. Una vida con poder forja en cada paso y decisión que se toma y ciertamente el proceso es fantástico si se toma desde la perspectiva de la evolución y todo lo que esta encierra. Nuestra capacidad por evolucionar da mucho más de lo que hoy día se explota. Hacer el esfuerzo por explotar esa capacidad es lo que da valía a los momentos, instantes de los que se compone nuestra vida entera; no existe un sólo momento del que la vida no sea parte del ser humano que la vive. Hay mucho en juego cada que se aprovecha esta capacidad en beneficio. La vida entera está en juego, y desde que la vida es parte de la existencia, entonces la existencia está también en juego; se tiene mucho por aprovechar. Se debe hacer por evolucionar lo más consciente posible de acuerdo a la capacidad del instante. Ser consciente de que la consciencia ya es total puede ser de ayuda; lo que se hace es alinearse a su paso con “la” consciencia.

grey-blocks-on-intense-pink.jpg

Todo tiene, está rodeado y es poder. Uno mismo es poder manifestado. Uno mismo puede manifestar poder. El poder de tomar la mejor decisión, el poder de ser la mejor versión de uno mismo en cualquier circunstancia. Poder hacer, tener y ser. Hoy se puede poder manifestar poder. Hoy se puede por que resulta que sí se puede. Se puede poder. Que sea el mantra de los días, tus días. Puedo. Mejoro. Evoluciono. Cambio. Puedo. Puedo. Puedo. Hay que tener una meta genuina y avanzar por allí hasta lograrla para poder poner otra más grande y también lograrla. Sólo podría bastar que el poder nos rodea, estamos imbuidos en él y de hecho no hay manera ni forma de evitarlo. Siempre existe poder manifestado. ¿Qué meta tienes? ¿Qué propósito tienes a cumplir? Actuar sin soñar no sirve así como soñar sin actuar. Sé parte de tu vida lo más activo posible, lo más consciente posible. Pero sé parte de tu vida.

 

El límite lo pongo yo

Frena en seco los pensamientos negativos que acuden a tu mente.

Frena en seco las emociones negativas que acuden a tu corazón.

Para comenzar debes saber y entender que los pensamientos y las emociones NO son tuyos, no eres quien los genera, no te pertenecen. Son códigos que forman parte de la Creación, del universo y de sus leyes. Estas leyes no podemos cambiarlas, pero sí podemos fluir con ellas a fin de hacer del viaje de la vida un proceso que nos haga más conscientes de nuestros procesos evolutivos. Un pensamiento o emoción sea positivo o negativo es sólo un código energético que existe sin ti, contigo o a pesar de ti. Un pensamiento o emoción negativo al no ser tuyo pregúntate, ¿de dónde vienen? ¿porqué acuden a ti? ¿qué quieren de ti?  El reconocer que pasan a través de ti ya es muy buen paso, pues así es como puedes llegar a ponerles un freno en seco aunque las preguntas siguen allí. ¿Qué hacemos con todo esto? Todas estas fuerzas operan a través de nosotros con el único objetivo de presionarnos para que desarrollemos la fuerza para caminar, avanzar, recorrer el camino de regreso al origen. Son procesos que nos ayudan a generar la suficiente voluntad de aspirar a los más elevado en última instancia. Somos seres destinados a ser un diamante por decirlo así, pero para llegar a ese punto de perfección necesitamos ser presionados a fin de que toda perfección no acabada se logre.

defense-1403067_640

Todas estas situaciones que nos tienen en ese subir y bajar de pensamientos y/o emocional es parte de algo que podemos y tenemos todo el potencial de ponerle el alto. De hecho es nuestra responsabilidad saber utilizar nuestro don de brillar y ser desde el verdadero ser más que intentar ser desde la ilusión y lo falso. Al final puedes descubrir por experiencia propia que se trata de navegar la vida más que de padecer los subes y bajas. Tal como la rueda de la fortuna, un día estamos abajo, otro subiendo, otro arriba, otro bajando y otro de nuevo abajo; lo sensato es darnos cuenta de que existe y tenemos la posibilidad de mantenernos serenos confiando que lo que hacemos es lo mejor que nos toca hacer y que esto nos garantiza estar en el centro de la rueda de la fortuna. Las cosas siguen pasando y aconteciendo pero ya no nos engañamos por el vértigo de la caída o la emoción de la subida. Permanece en el centro. Zen. Tao. ¡Zentao! Detenerte a meditar en tu situación ayuda mucho, y la paradoja es que debes alejarte de aquello en lo que quieres darte paz, centro, cohesión. Parece que no lo queremos comprender pero, ya está descubierto que cuando se llega a un atoramiento, lo mejor es soltar el tema, de verdad soltarlo y con la eventualidad las respuestas llegan claras y sin esfuerzo. Todo fluye, se comienza a disfrutar el viaje de esta montaña rusa en que antes se padecía el camino.

germany-1367107_640.jpg

Permite que sea la luz interna la que abandone el tema que te hace sentir que estás metid@ en un problema; permite que sea tu luz la que tome la verdadera y sabia decisión que nunca falla y siempre te lleva a un mejor estado de existencia. Permite que la luz que hay en tu interior guíe a la sombra, esa parte negativa del ego, la bestia, esa parte que también debes reconocer como parte de ti pero que tu responsabilidad es saber guiarla. Haz amiga a esta sombra de tu luz. El proceso puede ser más fácil de lo que crees. No se trata de combatirla, pues al ser parte de ti, sería combatirte a ti. ¿Quién puede no salir ileso de combatir contra una parte de uno mismo? Saber poner límites es fácil cuando sabes ser sutil con tu bestia interna. Siendo sugestiv@ al decirle a esta bestia mía, nos es fácil llegar a esta meta si nos vamos al pasito, poco a poco y sin prisas. Si quieres de verdad quieres poner un límite en alguna situación en tu vida, debes hacerlo son sutileza. Ejemplo. Ya no quieres caer en tener pensamientos negativos o en entregarte al drama. Te puedes hablar a ti mism@ y decir a tu interior que los siguientes pensamientos negativos que lleguen a ti los dejaras libres y disfrutarás de dejarlos ir. Puedes ponerte un tiempo corto como cinco minutos y con reloj en mano permites que los pensamientos fluyan sin resistencia. Con el tiempo y la práctica, vas afinando lo que permites que quede o no en ti, sean pensamientos o emociones transformadas en sentimientos.

horror-563247_640

Recuerda que los seres humanos tenemos la capacidad de la evolución y esto se traduce en la vida cotidiana como una maestría en el camino que se haya elegido. Elige el camino de tener pensamientos puros, elevados, sentimientos bellos, enriquecedores. Debes ser consciente de que mientras vivas no dejarás de ser human@ y por tanto seguirás sujet@ a sentir y pensar con toda la gama pertinente; es decir; seguirás esquivando lo negativo pues aún cuando cada vez aparecerán menos, la realidad es que vives en un mundo donde toda vía hay muchas razones para llegar a ser seducidos por este lado obscuro de la fuerza. No importa sigue siendo esa fuerza de resistencia que oprime para que salga el diamante. Maestría, recuérdalo, maestría es lo que debes buscar en la vida. Maestría de conectarte con tu verdadero ser a través de todo cuanto haces (nivel físico), sientes (nivel emocional), piensas (nivel mental) y deseas (nivel espiritual). Se la máxima versión posible de acuerdo a tu entendimiento y sabiduría acumulada por tu alama desde el origen de la humanidad. Comprende que ya has acumulado mucha experiencia de vida como para dar el siguiente paso, ya has caminado mucho por este mundo en varias vidas, ya has aprendido a trotar en algunos temas y en otros a correr; ahora vamos por el aprender a volar con las alas del espíritu; que también es parte de uno y uno de él.

bald-eagle-521492_640

Tip para poner límites sanos:

  • Si veo novelas que me hagan sentir emociones negativas: Hacer el esfuerzo de no verlas por cinco minutos durante una semana (y descubre todo lo que acontece en tu interior por tomar el reto).
  • Si no me cuido en mi alimentación: Hacer una comida 100% sana (investiga qué podría ser esto) un día a la semana por un mes (y descubre qué tanto acontece en tu interior por tomar el reto).
  • Si tengo casi nada de paciencia con mis hij@s: Por una ocasión que te hagan perder la paciencia, hacer un estado de calma interna y proceder con el explicarles o aconsejarles antes de sólo regañar o maldecir por una vez al día durante una semana (y ver qué tanto acontece en mi interior por haber tomado el reto.

Se comprende por dónde va la cosa con estos tres ejemplos como para que cada uno de nosotros busque su propios retos. Pero recuerda que estos retos deben ser sutiles, tranquilos, como una caricia a nuestras situaciones, no se trata de que sea lo contrario y salir lastimados por hacer que la bestia reaccione en contra.

Se sabi@. Confía en ti y avanza, evoluciona. Sólo queda algún tiempo antes de partir.

Prever caer por completo

Comencemos por dar por hecho que es imposible prevenir el fallar en la vida. Comencemos por comprender que caer es una ley. Comencemos por aceptarnos como seres que podemos e incluso estamos en nuestro derecho de fallar; sí, de cometer errores una y otra vez. Sin embargo, esto no es una invitación a cometer errores con intención ni a evitar ser prudentes en nuestro paso por los días que nos tocaron. Un error es parte de un proceso más vasto y grande del que se percibe con normalidad; es necesario para poder crecer y evolucionar. ¿Habías notado que de no ser por estos fracasos no se generaría en nosotros el deseo de mejorar, de cambiar y evolucionar? Es imposible recibir una nueva forma de vida, una nueva calidad de vida sin antes desearlo con suficiente poder. Esto significa que todos nuestros errores en realidad nos acercan a un mejor estado de existencia lo veamos así o no. Pero para que los errores sirvan hay que asimilarlos, aprender de ellos. Como hace años dijo un maestro “Hay que hacer que la pena valga la pena”. Hay que detenernos a recapacitar qué es lo que me metió en el problema en que me metí. Qué hice para llegar a la incómoda situación que viví o vivo en la actualidad. Qué debo cambiar para que el error no se vuelva a presentar.

fail-1288346_640.png

Mucho es lo que los humanos estamos destinados a aprender y evolucionar. En cada paso evolutivo subyace un error asimilado. Recuerda, lo que nos hace evolucionar es lo que asimilamos de nuestros errores, no de nuestros aciertos. Nuestros aciertos son la viva imagen del aprendizaje de los errores y no de otra manera. Aquí lo interesante es que tenemos el poder de cambiar el concepto de fracaso o error por enseñanza y aprendizaje; muy valiosos para seguir en el camino del progreso personal y por medio de este el del alma. ¿Qué te vas a llevar cuando mueras? Sí, has de reconocer que algo sí te vas a llevar al partir de este mundo. ¿Te lo digo? Bien. Lo que te vas a llevar sí o sí de este mundo es la experiencia asimilada y que bien puede ser en verdad muy vasta o apenas significativa; aunque cabe destacar que toda experiencia es significativa en sí. El punto es que la oportunidad de estar vivos es suficiente para lograr asimilar tanta experiencia como pueda ser el límite de lo humano.

partner-1607184_640

Observa cómo se comporta esta sociedad en que parece que es más importante durar varias horas al día para arreglar el cuerpo y presentarlo a la sociedad que reducir ese tiempo de arreglarse y dedicar el restante a hacer por ser conscientes. Observa como se comporta la sociedad en que parece que es más importante dedicar la mayor parte del día en hacer cosas que no nos agrada en vez de dedicar algo de ese tiempo en ser conscientes. Observa como es la sociedad en que parece que visitar algún lugar para poder subirlo a las redes con una selfie es más importante que aprender de la experiencia del viaje en sí. Observa como es que en la sociedad parece que es más importante salir el fin de semana a un lugar que no es relevante para nada con tal de llegar el lunes a la oficina y poder decir a la hora de la comida que se visitó tal lugar. Es más importante la apariencia que la esencia. Es más importante el selfie que el “self” (verdadero yo). Es más importante lo que se ve que lo que no se ve, aún cuando lo que no se ve es la esencia de lo que sí se ve.

facebook-715811_640.jpg

Caer es fácil, aprender de la caída es lo que hace que la caída sea valiosa. Suena repetitivo, ¿verdad? luego entonces, ¿porqué no es tan difícil practicar esto? Si de verdad es algo que se supone que ya comprendemos y sabemos en gran medida, ¿porqué no nos aplicamos? ¿tan imposible es crecer? Vamos a hacer el ejercicio de pensar que tenemos en verdad la capacidad de crecer y evolucionar en base a detenernos a meditar y reflexionar en nuestras experiencias. Pensemos que sí se nos da fácil evolucionar de cada una de nuestras experiencias. Podemos hacer el ejercicio de vernos a nosotros mismos como triunfantes, que cada experiencia nos eleva al hacer nuestro trabajo interno por asimilarla; que somos como pequeños dioses con todo el potencial de lograr la máxima capacidad de consciencia en este vida y no en otra. Demos la oportunidad a cada uno de nuestros errores, fracasos y caídas de ser un escalón en la escalera de nuestra evolución. Esto podemos vernos como un ejercicio que nos iguala con nuestra realidad, con nuestra vida, el universo donde manifestamos nuestra existencia.

cube-689618_1280

Vivir en el camino de la consciencia no es lo mismo que simplemente estar vivo. Un sapo está vivo, una vaca está viva, un gusano está vivo, una cucaracha, un árbol y una piedra… Todo está vivo pero no en la misma frecuencia de auto-consciencia del ser. A nosotros no nos tocó ser ni piedrita, ni plantita, ni arbolito ni animalito… Nos tocó ser humanos y tenemos otro grado de responsabilidad ante la creación, el universo, el planeta, la sociedad. Vivir como zombie no es la opción aún cuando sea lo que más ves en tu entorno. Vivir no es vivir si todo lo que hacemos es mecánico, sin de verdad ser conscientes de que eso que hacemos es lo que de verdad queremos hacerlo por decisión propia y no por una consecuencia directa de la programación que se no dio desde que eramos pequeños, desde que eramos bebés, desde que nacimos. ¿Ya sabes porqué le vas a las chivas o a algún otro equipo de futbol o de cualquier deporte o cualquier “elección” de religión o de partido político? ¿Sí habremos decidido nosotros siendo conscientes? Lo dudo. Hay que ser conscientes más que mecánicos que siguen lo que sea que se pueda seguir…